Historia del balón de la Bundesliga

“Junto a los botines, el objeto más importante en el fútbol es el balón”, dijo Jupp Heynckes. El técnico del Bayern está lejos de ser el único en rendirle palabras. Balón, pelota, bocha, redonda, esférica, incluso la consentida y la caprichosa… Todos le tenemos un nombre distinto a algo que desde más de un siglo lleva rodando por suelo alemán.

Pese a ser una parte tan fundamental del fútbol, la historia del balón es poco conocida. El primer encuentro del deporte rey en tener lugar en Alemania ocurrió en el octubre de 1874 en Braunschweig, hogar de uno de los Eintracht del fútbol germano. La fecha exacta, como con tantas cosas de los arbores de este juego, es disputado.

Un par de profesores de dicha ciudad, Konrad Koch y August Hermann, pusieron a rodar una pelota encargada a Inglaterra para que sus estudiantes jugaran. El detalle: se trataba de uno de rugby, en forma ahuevada.

Pero no habría que temer. Justo para la época la compañía Dolffs & Helle, también oriunda de Braunschweig, empezaba a producir pelotas de fútbol para suplir a un mercado alemán ávido de patear balones y marcar goles.

 

No eran grandes piezas con mucha tecnología de por medio, como las conocemos hoy en día. Se trataba de parches de cuero que revestían una vejiga de cerdo. Y pese a ser un paso hacia adelante, no eran mucho mejor que jugar al fútbol con un balón de rugby.

Para que el aire que inflaba la esférica no se fuera fugando con cada rebote, tenían un sello cosido sobre la misma, y debía portar trenzas para asegurarla. Esto creaba una superficie irregularque, entre otras cosas, se prestaba poco a ser cabeceada, produciendo raspones y moretones sobre los arriesgados que iban con la testa por delante.

Pero los cambios no demoraron en llegar. El cuero pasaría a ser curtido en vez de engrasado, lo cual llevó al color amarillento de la pelota hacia los días del Mundial Suiza 1954, con tres piezas distintas cocidas sobre el balón, en vez de una sola capa de cuero. Ello terminaría dándole una forma ligeramente triangular a la esférica.

Sorpresivamente, esta versión del balón estuvo en uso mucho más de lo que se anticiparía en retrospectiva, a pesar de varios defectos importantes. No solo era irregular su superficie, sino que la lluvia la hacía más pesada y complicando la calidad del juego.

La primera revolución en la historia del balón de fútbol llegó en la Copa Mundial de la FIFA 1970 en México. Como fabricante del balón oficial para el torneo, Adidas desarrolló un balón de fútbol, la Telstar, formado por 12 pentágonos negros y 20 hexágonos blancos, cosidos en un círculo perfecto. Los colores fueron elegidos para ser inmediatamente reconocibles en las televisiones en blanco y negro de la época.

VER ADEMAS…

Presentan a Telstar 18, el Balón Oficial de Rusia 2018™

Alemania se alzó campeón en 1974 pateando la Telstar

Sin embargo, tomó hasta 1986 para que el balón de fútbol pasara de ser de cuero a  ser sintético. En el Mundial de ese año, también en México, Adidas presentó el Azteca. El material sintético, originalmente probado en la década de 1960, representó una mejora significativa, ya que la redonda se volvía impermeable, lo que aumentaba la calidad de los procedimientos tanto para los jugadores como para los espectadores.

Mientras tanto, desde la creación de la Bundesliga en 1963, a los clubes se les permitía usar sus propios balones para los partidos, y el patrocinador del equipo local generalmente era el proveedor. Esto condujo a un proceso ligeramente ineficiente, en el que el equipo visitante tenía que estar pendiente no sólo del aspecto táctico de su rival, sino de conseguir balones del mismo modelo para acostumbrarse a la pelota.

Así luce el Torfabrik con abrigo de invierno.

La máxima categoría usó la misma pelota de fútbol, ​​suministrada por Derbystar, para los 306 partidos durante la campaña 1979/80, pero de lo contrario todas las temporadas hasta 2010/11 se les permitió a los clubes usar bolas proporcionadas por sus propios patrocinadores, por ejemplo con Borussia Mönchengladbach usando el Derbystar, mientras que el 1. FC Köln y el Bayer Leverkusen optaron por la pelota Jako.

Adidas presentó el balón Teamgeist (“espíritu de equipo”, en alemán) para el Mundial 2006 en Alemania, pero se necesitaron cuatro años más, hasta después de la Copa Mundial 2010, para que la Bundesliga pensara en aplicar el uso de un solo balón de fútbol para toda la campaña.

Con más de 50.000 goles nos ha deleitado ya la Bundesliga desde sus inicios.

La Era del Torfabrik

Una variante del TORFABRIK, basada en la pelota de Jabulani utilizada en la Copa del Mundo de Sudáfrica ese verano, se había probado en la máxima categoría desde diciembre de 2009, lo que generó quejas de algunos países opuestos en el torneo de que Alemania tenía una ventaja.

De manera típica, Thomas Müller señaló que tales quejas provenían de equipos “que no lograron ganar sus primeros juegos”.

Müller, junto con su homónimo Gerd, fue el rostro de la presentación del balón TORFABRIK, un evento en el que el presidente del DFL Reinhard Rauball dijo que la introducción de un balón estandarizado marcó “otro gran paso en el camino hacia la profesionalización de la Bundesliga”.

El TORFABRIK, el primer balón de fútbol uniforme de la Bundesliga, hizo su debut nacional en el encuentro de la Supercopa de 2010 entre el Bayern y el Schalke en el WWK Arena de Augsburgo.

Desde 2010, Adidas ha sido el proveedor exclusivo de balón de fútbol de la categoría superior, con el TORFABRIK ahora reconocido a nivel mundial debido a su asociación con la Bundesliga.

Se escribe un nuevo capítulo

Sin embargo, Derbystar suministrará el balón de fútbol de la máxima categoría de la próxima temporada, y Heynckes está particularmente complacido de poder darle la bienvenida a un viejo amigo. “Derbystar siempre fue sinónimo de calidad excepcional en mi época”, dijo el entrenador del Bayern. “Todos mis grandes triunfos con Gladbach llegaron cuando usé la bola Derbystar”.

FUENTE: BUNDESLIGA

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*